16 . PEDRESA   C

 

Amadeu Francesch Vidal1
1. Introducción
En ciertas zonas del Norte de España,
especialmente en Cantabria, Asturias,
Galicia y norte de León y Palencia, se
solía citar, desde hace mucho tiempo,
la existencia de una gallina campera,
autóctona, a la que el campesino
denominaba “pedresa”, siendo su
distinción característica un plumaje
barrado.
Es un ave más bien grande, de doble
aptitud, que podemos encontrar con el
cuello emplumado o desnudo.
1 IRTA – Centre de Mas Bové – Unitat de Genètica
Avícola - Apartat 415 – 43280 REUS. Tel. 977
326 713 – Fax. 977 344 055 – e-mail: amadeu.
francesch@irta.es
Actualmente se conserva en manos
de unos pocos criadores localizados en
Cantabria y Asturias. Es difícil encontrarla
en las exposiciones y no hay Asociación
de criadores.
2. Origen e historia
Es originaria del norte de España y
aunque la hemos ido asociando más bien
a Cantabria, ha sido característica también
en Asturias, algo en Galicia y Norte de
Castilla-León.
Ya a principios del s. XX el profesor
Castelló se refería a las Pedresas de
color gris barrado de Santander como
unas gallinas que debidamente seleccionadas
se podrían elevar a la categoría de
raza. A finales de siglo, Fernando Orozco
nos hace notar que algunos criadores la
habían seleccionado ligeramente y que


criaban lotes de muy diverso tamaño,
pero bastante uniformes sin que hubiese
sido definida como raza, ni confeccionado
su patrón. Fue en aquel momento, en el
año 2000, que con la ayuda de Fernando,
considerando que se podía hablar ya de
raza, se confeccionó el estándar.
3. Distribución geográfica
Encontramos unos pequeños núcleos
en Cantabria y otros en Asturias.
4. Descripción de la raza
El peso mínimo del huevo es de 55 gr. El
color de la cáscara va del crema oscuro al
rojizo. El peso del gallo está comprendido
entre los 3,4 y los 3,8 kg, el de la gallina
entre 2,3 y 2,7 kg.
En el gallo: Cabeza ancha y ligeramente
alargada. Cresta sencilla, de tamaño
mediano y con cinco o seis dientes.
Barbillas de tamaño mediano. Orejillas
de tamaño mediano, pegadas a la cara,
oblongas y de color rojo vivo. Pico fuerte,
ligeramente curvado y de color pardo
oscuro sobre córneo amarillento. Ojos
grandes y ovales. Cuello de longitud
mediana y poco arqueado. Tronco ancho
y alargado. Dorso ancho, ligeramente
inclinado y con abundantes caireles.
Pecho profundo y redondeado. Cola
de tamaño mediano, con las timoneras
anchas formando ángulo de 50º a 60º
con la horizontal. Abdomen ancho y muy
desarrollado. Alas grandes, ceñidas y con
posición horizontal. Muslos muy fuertes
y de tamaño mediano. Tarsos largos,
fuertes y de color amarillo. En la gallina:
En general, como en el gallo, teniendo en
cuenta las diferencias debidas al sexo.
El pico es más recto que el del gallo y la
cresta, pequeña, puede estar curvada
hacia un lado. El ángulo de la cola con la
horizontal es de 45º a 50º.
Existen diferentes variedades, unas de
color y otras morfológicas. En las de color
encontramos las variedades barrada y
nevada. En las morfológicas encontramos
cuello emplumado y cuello desnudo.
5. Situación actual y
perspectivas
Estimamos un censo de unas 200
gallinas con su parte proporcional de
gallos, que estarían distribuidas en un total
aproximado de unos 8 criadores distribuidos
en las comunidades citadas más
arriba. No se observan perspectivas de
un crecimiento del censo, ni de iniciativas
para asegurar su conservación.
6. Productos de interés
generados por la raza
Los criadores comentan una producción
de huevos interesante y de una carne de
calidad abundante.
7. Bibliografía
FRANCESCH, A. (2006). Gallinas
de Raza. 2ª Edición. Arte Avícola
Publicaciones. Valls.
OROZCO, F. (2000). La raza Pedresa.
Arte Avícola 35: 17 –